fbpx

Tu flora intestinal te ayuda a dormir

Flora intestinal

La flora intestinal se trata de microorganismos que tenemos en nuestro sistema digestivo. Esta flora no sólo está implicada en procesos de digestión, sino también en muchos otros relacionados con nuestra salud y bienestar. Y con dormir, también. Si quieres saber cómo lo hace y si es posible mejorarla para dormir bien, este artículo te interesa.

Ritmos de sueño y flora intestinal

Nuestro reloj biológico interno (el ritmo circadiano) está enormemente relacionado con la flora intestinal de forma bidireccional. De hecho, la composición de dicha flora también tiene oscilaciones circadianas. La flora intestinal se comunica con el cerebro mediante la producción de precursores de neurotransmisores que llegan al cerebro. De este modo, una flora desequilibrada nos provoca problemas de sueño. En la siguiente figura, sacada de Wagner-Skacel J y col. (2020), podemos ver como lo que comemos afecta a nuestra flora intestinal y ello a nuestro cerebro, provocando desajustes de nuestro reloj interno del sueño: La composición de la flora intestinal está fuertemente determinada por la dieta (recordemos que la alimentación influye enormemente en cómo dormimos). Por ello, interviniendo sobre esta dieta y modificando por tanto la flora intestinal, podemos arreglar desajustes del ritmo circadiano. Y esto puede llevarse a cabo mediante la ingesta de probióticos y/o prebióticos. Vamos a ver qué son y cómo nos pueden ayudar.

Probióticos

Los probióticos los propios microorganismos que se encuentran en nuestra flora intestinal y que son beneficiosos para nuestra salud. Se trata de Lactobacillus, Bifiodbacterium, Streptococcus, o Saccharomyces. Estos probióticos pueden estar presentes en alimentos fermentados. Pero también se pueden tomar en forma de suplementos alimenticios. La ingesta de probióticos se ha demostrado como beneficiosa para el estado mental y de ánimo. También para la fatiga y el dolor muscular. Pero, lo más relevante para este artículo es que mejora la calidad y cantidad de nuestro sueño. No es algo inmediato, de hecho puede llevar hasta 11 semanas de ingesta de probióticos, pero es efectivo. Ejemplos de alimentos probióticos: yogur, kéfir, chucrut.

Prebióticos

Los prebióticos son las sustancias que son utilizadas por los microorganismos de la flora intestinal para crecer y mantenerse en buen estado. Esto incluye, por ejemplo, carbohidratos no digeribles como las fibras alimentarias o almidón. Los prebióticos producen cambios favorables en la flora intestinal reduciendo la vulnerabilidad de las personas al estrés y provocando mejoras en el sueño. De hecho, los prebióticos en niños ayuda a regularles el ciclo de sueño/actividad. La ingesta de prebióticos se ha demostrado que mejora el sueño y reduce los problemas en la flora intestinal provocados por el estrés. Balancea la composición de los microorganismos de la misma. Reduce la producción de corticosterona y progesterona, ambas hormonas que provocan problemas de sueño. También reduce la temperatura corporal. Ejemplos de alimentos prebióticos: cebolla, espárrago, alcachofa, plátano, manzana, té.

Conclusiones y consejos de SLEEP CLUB

Mantener la flora intestinal en buen estado es fundamental para la salud física y mental. Te ayuda a dormir bien. Regula tu reloj interno del sueño y reduce el estrés. Esta flora depende de tu alimentación. Mantén una dieta sana y equilibrada. Toma para ello probióticos (alimentos o suplementos con los microorganismos que la conforman) y/o prebióticos (alimentos o suplementos con sustancias beneficiosas para dichos microorganismos). Tomar fruta, yogur y té ayuda mucho a mantener la flora intestinal equilibrada y sentirte y dormir mejor. Y si tienes apnea del sueño, todo esto puede ayudarte aún más. Únete a Sleep Club y Descarga GRATIS tu Guía de 13 pasos para dormir mejor. No olvides visitarnos en Facebook.

Referencias

Chan YK, et al. (2013) Clinical Consequences of Diet-Induced Dysbiosis. Annals of Nutrition and Metabolism 63: 28-40. Colombo J, et al. (2020) Developmental effects on sleep–wake patterns in infants receiving a cow’s milk-based infant formula with an added prebiotic blend: a Randomized Controlled Trial. Pediatric Research doi: 10.1038/s41390-020-1044-x. Desbonnet L. (2008) The probiotic Bifidobacteria infantis: an assessment of potential antidepressant properties in the rat. J Psychiatr Res 43: 164–74. Grenham S, et al. (2011) Brain-gut-microbe communication in health and disease. Front Physiol 2: 94. Harnett JE, et al.(2020) Probiotic supplementation elicits favourable changes in muscle soreness and sleep quality in rugby players. J Sci Med Sport 2440: 30737-4. Irwin C, et al. (2020) Effects of probiotics and paraprobiotics on subjective and objective sleep metrics: a systematic review and meta-analysis. European Journal of Clinical Nutrition 74: 1536-1549. Liu Z, et al. (2020) Acute Sleep-Wake Cycle Shift Results in Community Alteration of Human Gut Microbiome. mSphere 5:e00914-19. Marotta A, et al. (2019) Effects of Probiotics on Cognitive Reactivity, Mood, and Sleep Quality. Front. Psychiatry 10:164. Mashaqi S and Gozal D (2019) Obstructive Sleep Apnea and Systemic Hypertension: Gut Dysbiosis as the Mediator? J Clinic Sleep Med 15: 1517-1527. Mayer EA (2011) Gut feelings: the emerging biology of gut–brain communication. Nat Rev Neurosci 12:453–66. Mayer EA, et al. (2014) Gut microbes and the brain: paradigm shift in neuroscience. J Neurosci. (2014) 34:15490–6. Nishida K, et al. (2019): Health benefits of Lactobacillus gasseri CP2305 tablets in young adults exposed to chronic stress: a randomized, double- blind, placebo-controlled study. Nutrients 11: 1859. Parkar S, et al. (2019) Potential Role for the Gut Microbiota in Modulating Host Circadian Rhythms and Metabolic Health. Microorganisms 7:41. Poroyko VA, et al. (2016) Chronic Sleep Disruption Alters Gut Microbiota, Induces Systemic and Adipose Tissue Inflammation and Insulin Resistance in Mice. Scientific Reports 6:14. Smith RP, et al. (2019) Gut microbiome diversity is associated with sleep physiology in humans,” Plos One 14: e0222394. Song D, et al. (2020) The relationship between host circadian rhythms and intestinal microbiota: A new cue to improve health by tea polyphenols, Critical Reviews in Food Science and Nutrition doi: 10.1080/10408398.2020.1719473. Tabrizi A, et al. (2919) Prebiotics, as Promising Functional Food to Patients with Psychological Disorders: A Review on Mood Disorders, Sleep, and Cognition. NeuroQuantology 17: 1-9. Takada M,  et al. (2017) Beneficial effects of Lactobacillus casei strain Shirota on academic stress-induced sleep disturbance in healthy adults: a double- blind, randomised, placebo-controlled trial. Benef Microbes. 8: 153–62. Thompson RS, et al. (2017) Dietary prebiotics and bioactive milk fractions improve NREM sleep, enhance REM sleep rebound and attenuate the stress-induced decrease in diurnal temperature and gut microbial alpha diversity. Frontiers in Behavioral Neuroscience  10: 240. Thompson RS, et al. (2020) Dietary prebiotics alter novel microbial dependent fecal metabolites that improve sleep. Sci Rep 10: 3848. Wagner-Skacel J, et al. (2020) Sleep and microbiome in psychiatric diseases. Nutrients 12: 2198. Withrow D, et al., (2021) Sleep and circadian disruption and the gut microbiome-possible links to dysregulated metabolism. Curr Op Endoc Metab Res 17: 26-37. Zhang SL, et al. (2017) Human and rat gut microbiome composition is maintained following sleep restriction. PNAS 114: E1564-E1571.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *