fbpx

Dormir con piernas inquietas

Necesidad de mover las piernas y sueño

Si padeces el síndrome de piernas inquietas, o si aun si sin saberlo notas que tienes la necesidad de mover las piernas a menudo mientras descansas y mientras duermes, tendrás problemas importantes de sueño. Vamos a ver qué es exactamente este síndrome y cómo combatirlo para poder dormir a pesar de sufrirlo.

Síndrome de piernas inquietas

El síndrome de piernas inquietas es un desorden neurológico senso-motor caracterizado por la necesidad urgente de mover las piernas. Tras moverlas, se tienen sensaciones desagradables tales como ardores, palpitaciones, pinchazos, picores, o nerviosismo. Estas sensaciones, que además se pueden dar tanto en ambos lados del cuerpo, como en uno sólo, empiezan o empeoran en los períodos de descanso o inactividad; y especialmente durante la noche. Por ello provocan problemas tanto para el inicio del sueño como para su continuación. Es de hecho uno de los mayores factores de producción de insomnio que existen.

Factores de riesgo

Este síndrome, que en ocasiones es hereditario, llega a afectar al 10% de la población. Hay mayor probabilidad de padecerlo si:

  • Eres mujer (las mujeres tienen más del doble de probabilidad de padecerlo que los hombres).
  • Tienes más de 45 años (la probabilidad de padecerla va aumentando a partir de esta edad).
  • Tomas antidepresivos ó neurolépticos.
  • Padeces desórdenes neurodegenerativos (como Parkinson).
  • Tienes deficiencia de hierro.

Soluciones

Existen salidas para este síndrome que pueden aliviar o eliminarlo y por tanto conseguir que duermas. Estas pueden ser farmacológicas, con todo lo que ello conlleva para nuestra salud a largo plazo, o no farmacológicas. Como siempre en Sleep Club, nos vamos a centrar en estas últimas. Han demostrado ser eficientes en este sentido:

  • Hacer ejercicio aeróbico combinando caminar, estirar y flexionar:
    • el Yoga puede ser una excelente opción.
    • masajear las piernas antes de irse a dormir.
  • Aumentar la cantidad de hierro en nuestra alimentación:
  • Mantener una buena y estricta higiene del sueño. Esto lo encontrarás en profundidad en nuestra guía gratuita. Incluye, por ejemplo:
  • Llevar el control de nuestro sueño mediante sencillas pautas que incluyen:
    • ir a la cama sólo cuando se tenga sueño.
    • usar la cama y habitación sólo para dormir o intimar.
    • Estar en la cama estrictamente sólo el tiempo que dormimos.
    • salir de la habitación a otra cuando no te quedas dormido y volver 15-20 minutos más tarde. Repetir esto las veces que sea necesario.
    • levantarse de la cama todos los días a la misma hora, independientemente de la hora en la que te hayas quedado dormido.
  • Relajarse y estar despreocupado:
    • Mediante meditación, especialmente mindfulness.
    • Evitando estar sin tener la mente ocupada. Para ello se pueden hacer puzles, leer, jugar a las cartas…

Conclusiones y consejos de SLEEP CLUB

El síndrome de piernas inquietas puede provocarte insomnio. Para evitarlo, toma una dieta rica en hierro (existen suplementos de hierro que te pueden ayudar). Camina, haz yoga y medita. Mantén una estricta higiene de sueño: alimentación adecuada, sin alcohol, horarios fijos. Usa tu habitación sólo para dormir y quédate en la cama sólo el tiempo en que estás dormido.Utiliza tu foam roller en las piernas.

Únete a Sleep Club y Descarga GRATIS tu Guía de 13 pasos para dormir mejor.

No olvides visitarnos en Facebook.

Referencias

Ahmed WR, Azer SZ, Mohammed FM, Hameed SKA (2019) The Effect of Sleep Hygiene Measures and Home Remedies on Minimizing the Insomnia and Restless Leg Syndrome among Hemodialysis Patients. IOSR J Nurs Health Sci 8: 18-29.

Allen RP, Picchietti DL, Garcia-Borreguero D, et al. Restless legs syndrome/ Willis-Ekbom disease diagnostic criteria: updated International Restless Legs Syndrome Study Group (IRLSSG) consensus criteria e history, rationale, description, and significance. Sleep Med 2014;15:860e73.

Allen RP, Walters AS, Montplaisir J, et al. (2005) Restless legs syndrome prevalence and impact: REST general population study. Arch Intern Med 165:  1286e92.

Bassetti CL, Mauerhofer D, Gugger M, et al. (2001) Restless legs syndrome: a clinical study of 55 patients. Eur Neurol 2001;45:67e74.

Becker PM,Sharon D. (2014) Mood disorders in restlesslegs syndrome (Willis-Ekbom disease). J Clin Psychiatry 75: e679e94.

Berger K, Luedemann J, Trenkwalder C, et al. (2004) Sex and the risk of restless legs syndrome in the general population. Arch Intern Med 164: 196e202.

Broman JE, Mallon L, Hetta J. Restless legs syndrome and its relationship with insomnia symptoms and daytime distress: epidemiological survey in Sweden 2008;62:472e5.

Bonakis A, androutsou A, Koloutsou M-E, Vagiakis E. (2020) Restless Legs Syndrome masquerades as chronic insomnia. Sleep Medicine 75: 106-111.

Edinger  JD, Carney CE. (2015) Overcoming insomnia: a cognitive-behavioral therapy approach: therapist guide. 2nd ed. Oxford; New York: Oxford University Press.

Högl B, Kiechl S, Willeit J, et al. (2005) Restless legs syndrome: a community-based study of prevalence, severity, and risk factors. Neurology 64: 1920e4.

Ohayon MM, Roth T. (2002) Prevalence of restless legs syndrome and periodic limb movement disorder in the general population. J Psychosom Res 53: 547e54.

Pigeon WR, Moynihan J, Matteson-Rusby S, et al. (2012) Comparative effectiveness of CBT interventions for co-morbid chronic pain & insomnia: a pilot study. Behav Res Ther 50: 685e9.

Peeraully T, Tan EK. (2012) Linking restless legs syndrome with Parkinson’s disease: clinical, imaging and genetic evidence. Transl Neurodegener 1: 6.

Rinaldi F, Galbiati A, Marelli S, et al. (2016) Defining the phenotype of restless legs syndrome/Willis-Ekbom disease (RLS/WED): a clinical and polysomnographic study. J Neurol 263: 396e402.

Shaygannejad V, Bahmani DS, Soleimani P, et al. (2020) Comparison of prevalence rates of restless legs syndrome, self-assessed risks of obstructive sleep apnea, and daytime sleepiness among patients with multiple sclerosis (MS), clinically isolated syndrome (CIS) and Neuromyelitis Optica Spectrum Disorder (NMOSD). Sleep Medicine 70: 97-105.

Song ML, Oldham MA, Park KM, et al. (2015) Comparison of impact of insomnia on depression and quality of life in restless legs syndrome/Willis-Ekbom disease and primary insomnia patients. Sleep Med 16: 1403e8.

Song ML, Park KM, Motamedi GK, Cho YW (2020) Cognitive behavioral therapy for insomnia in restless legs syndrome patients. Sleep Medicine 74: 227-234.

Tang NK, Goodchild CE, Salkovskis PM. (2012) Hybrid cognitive-behaviour therapy for individuals with insomnia and chronic pain: a pilot randomised controlled trial. Behav Res Ther 50: 814e21.

Winkelmann J, Allen RP, Hogl B, et al. (2018) Treatment of restless legs syndrome: evidence-based review and implications for clinical practice (revised 2017)( section sign). Mov Disord 33: 1077e91.

Wu JQ, Appleman ER, Salazar RD, et al. (2015) Cognitive behavioral therapy for insomnia comorbid with psychiatric and medical conditions: a meta-analysis. JAMA Intern Med 175: 1461e72.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *